Los virus que atentan contra la agilidad

7 de abril de 2021

Conoce 6 factores que atentan contra la agilidad y que se esparcen como virus en las organizaciones.

La agilidad es uno de los retos y anhelos más grandes a los que se enfrentan las organizaciones hoy en día. Los cambios a gran velocidad que vive el mundo, nos obligan a desarrollar una organización con una mente colectiva ágil, no solo para responder, sino anticiparnos para dar las respuestas que nos permitan sobrevivir, mantenernos y seguir creciendo. 

De mi experiencia personal y de la vivida con mis clientes he podido identificar una serie de factores que están muy presentes en las organizaciones, a los cuales yo llamo los «virus que atentan contra  la agilidad» y que en algún momento hemos sufrido todos. Lo grave ocurre cuando estos virus se convierten en una norma de comportamiento y  en un forma de ser: 

1. El ego ejecutivo

Obedece a que la persona tiene dificultad para conectarse con los demás, partiendo de la base de que siempre tiene razón, y que todos los demás están equivocados; o que él mismo ostenta una posición por encima del resto. Creer en que uno mismo está en posesión de una verdad absoluta y que no admite otros puntos de vista. El impacto de este comportamiento ocurre cuando se convierte en una barrera para la creatividad, la innovación y la apertura a cambiar el status quo, así como para tomar decisiones, delegar y brindar empowerment a los equipos de  trabajo. 

2. La inmovilidad

Estamos viviendo tantos cambios a la vez y de gran complejidad, que esto nos genera ansiedades y miedos al momento de tomar decisiones, definir una nueva estrategia de negocio o abordar un nuevo proyecto. Entramos en un estado de postergación y de dar tiempo a la toma de decisiones, no actuamos por el temor a equivocarnos. De allí que se pierden grandes oportunidades por no asumir riesgos. 

3. Mala gestión del tiempo

El tiempo es el único recurso que no se recupera. Lo importante es cómo y para qué lo utilizamos. ¿Cuántas veces se nos pasa el tiempo ocupados pero sin ser productivos? “No tengo tiempo , no me alcanza para todo lo que tengo que hacer “. ¿Cuántas decisiones y actividades prioritarias estoy dejando de hacer a tiempo porque no me alcanza el tiempo y las postergo? o porque estoy esperando un input de otra persona para ejecutarla. Reflexionemos: ¿En qué estamos dedicando nuestro tiempo?, ¿en apagar fuegos?, ¿en perseguir a otros para que hagan el trabajo?, ¿en reuniones estériles? o ¿haciendo lo que no nos corresponde? 

¿Aplicas el  80 /20 de Pareto? El 80 por ciento de tus resultados proviene del 20 por ciento de tus acciones y hacen que tu día sea verdaderamente productivo.

4. No aceptar que no se tiene el conocimiento y la capacidad 

Sin duda la agilidad de innovar y crear nuevos productos y servicios enfocados en el cliente, así como elevar la eficiencia operativa y ser más digitales, son algunos de los objetivos por los cuales estamos luchando día a día.

Las organizaciones están implementado nuevos modelos operativos basados en equipos multifuncionales, se implementan metodologías ágiles, se provee tecnología de punta, se contratan consultores; pero los miembros del equipo no tienen las competencias técnicas y blandas para ser efectivos y eficientes. Muchas veces el conocimiento está en unos pocos, lo que se convierte en una limitación para alcanzar los resultados del negocio. Sin duda el contar con el talento adecuado para la actividad adecuada en el momento adecuado es más importante que nunca. 

5. Creencias limitantes colectivas

Hace falta disciplina y fuerza  mental  para enfocarnos y no distraernos en lo que no nos aporta valor, en tener sentido de urgencia para mantenernos en el camino. El peor de los virus son las creencias limitantes colectivas, esto es un término que utilizo cuando la mayoría de los miembros de la organización no sienten la necesidad de cambiar su comportamiento y se aferran al status quo. Se limitan ante la realidad porque creen que si cambian están corriendo un riesgo y perderán el control.

La prepotencia y la falta de humildad, son creencias limitantes que pueden convertirse en una barrera para acelerar los procesos de cambio que la organización necesita.

El cambio es aprendizaje y si la organización considera que ya lo sabe todo sin duda afectará la velocidad para aprender y aplicar lo aprendido. Otra creencia limitante es, «la información es poder» quizás en el mundo en el que la información es la fuente clave para la toma la decisiones oportunas y rápidas, el mantener la información en manos de unos pocos limitará sin duda la agilidad de la organización para responder adecuadamente. 

Otra de las creencias limitantes es que «solo unos pocos de la organización son los afortunados» para participar en las nuevas iniciativas y en los procesos de transformación. Esto sin duda puede generar un ambiente de rivalidades y no de sana competencia, lo que implicará obstáculos a la hora de implementar los cambios. 

6. Las Pirámides y jerarquías tradicionales

¿Se puede ser ágil cuando la organización cuenta con 7 o más niveles jerárquicos para tomar decisiones?, ¿a qué velocidad se toman las decisiones?, ¿la toma de decisiones es centralizada?, ¿la comunicación es oportuna?, ¿se trabaja en silos o integradamente?, ¿qué tan cerca está el nivel que toma las decisiones del cliente?, ¿cuánto tiempo tardamos para resolver un problema al cliente?, ¿en cuánto tiempo resolvemos una avería de un equipo?, ¿cuánto tiempo tardamos para responder un email?, ¿cuánto tiempo tardamos para aprobar un proceso de compra?, ¿qué tan rápido soy para implementar un cambio en los procesos? 

¿Qué tan ágil soy hoy y que tan ágil quiero ser?

No podemos mejorar si no sabemos dónde estamos. Considero que estos virus o males pueden afectar a nuestras organizaciones de manera de convertirlas en organizaciones lentas, tradicionales y que no son capaces de adaptarse rápidamente al cambio y dar las respuestas que el mundo de hoy exige.

Espero de alguna manera poder contribuir a la reflexión para tomar conciencia de manera honesta de lo que somos, tanto lo que nos fortalece, como en lo que no nos deja avanzar. Debemos tener cuidado de no convertirnos en dinosaurios porque nos podemos extinguir. 

Raquel Zambrano

@HenkaConsulting

Socia fundadora y CEO de HENKA

Ver todas las entradas de Raquel Zambrano