chess

Líder versus Gerente ¿Qué los distingue?

25 de marzo de 2014

Si se pidiera seleccionar que es más importante: si las habilidades de liderazgo o las de gerente, ¿Qué elegirías?

Es importante distinguir los términos entre líder y gerente. Si se pidiera seleccionar que es más importante si las habilidades de liderazgo o las habilidades de gerente, la mayoría de nosotros diría que las habilidades de liderazgo. Aun así, para los líderes, las habilidades para ser un buen gerente son importantes también.

Lo que distingue a los líderes de los buenos gerentes, es que ellos no solamente tienen una buena mezcla de habilidades gerenciales, sino que también tienen la habilidad de ganar los corazones y las mentes de la gente que lideran, para poder tener fe de que los valores correctos están en su lugar y no estar al tanto de los detalles. Los talentos de un líder no solamente incluyen el entendimiento de las habilidades de la gente que supervisan, además tienen el talento de la empatía y el de saber contar historias.

Ser un Buen Gerente es un Trabajo Demandante, por Tanto Debe ser Capaz de:

1. Sobresalir al análisis para seguir el progreso del personal asignado a las tareas múltiples y ayudarlos a determinar el mejor sistema de compensaciones cuando algo inesperado sucede (esto siempre pasa).

2. Hacer las llamadas de atención correctas sobre el detalle de la presentación a los directores, colegas y subordinados, con objeto de mantenerlos informados sobre el avance de la organización, así como para pedirles retroalimentación cuando se requiere alguna colaboración cruzada de funciones.

3. No tener temor al conflicto.

4. Decir directamente cosas duras pero justas, ya sea a un empleado con relación a su desempeño o comportamiento, a un colega en relación con un problema en la entrega de una tarea o inclusive a su jefe, si se piensa que el ha hecho una mala llamada de atención.

5. Apoyar el crecimiento de la gente en sus habilidades interpersonales y profesionales. El gerente debe entender como presentar las decisiones y prioridades de la compañía, de una manera honesta y precisa, así como responsabilizarse sobre las preocupaciones de la gente que le reporta, mientras que por otro lado inspira lealtad y compromiso (usted no podrá alcanzar eficazmente este último objetivo a menos que vaya al paso de las decisiones de la compañía o ser un actor consumado).

Qué Teme o qué Quiere la Gente del Líder:

Tener un líder fuerte puede ser reconfortante. Si estamos bajo la guía y protección de alguien poderoso a quien respetamos, se reducirá significativamente la cantidad de ansiedad que sentimos acerca de los aspectos de nuestra vida en la que no tenemos control directo. Aunque estas son muchas de las cosas que buscamos en un líder: poder, autoridad, responsabilidad y valor; de alguna manera estas tambien nos hacen sentir temor de esa persona.

Habilidades de Liderazgo:

Poder

La gente obedece al líder que temen, pero siguen al líder en quien confían y respetan. La gran diferencia es como el líder valúa el poder y como lo consigue. Los líderes pueden valuar el poder pero solamente hasta el punto de ayudarles a conseguir sus objetivos. Los líderes no valúan el poder en su propio beneficio, a menudo están dispuestos a tomar el riesgo y oponerse a aquellos que están más altos en jerarquía para avanzar su caso. Como resultado de esto, ellos ganan poder ante los ojos de la gente que representan a través de estos encuentros exitosos con la estructura de poder.

Autoridad

La autoridad es la toma de poder, la toma en la que usted tiene el derecho que ha obtenido y que es aceptable para actuar en esto. Cuando el líder asume el manto de la autoridad, toma no solamente la responsabilidad, sino el derecho a determinar y juzgar. Parte de lo que queremos o esperamos en un líder es que sea alguien que hará y articulará una llamada severa de atención, para que veamos que se haga justicia sin tener que articularlas personalmente por nuestra cuenta. No obstante, siempre correremos el riesgo de que alguna de estas llamadas de atención pueda estar dirigida a nosotros, lo cual crea una sensación de ansiedad.

Responsabilidad

La mayoría de nosotros enumeramos nuestras responsabilidades en términos de lo que personalmente deberíamos hacer. Mientras esperamos que nuestros líderes sean responsables del bienestar de la gente que lideran, ellos no son personalmente responsables de desempeñar las tareas requeridas. En lugar de ello, los líderes son responsables de asumir la autoridad para decidir cuales deberían constituir las prioridades del grupo y asegurar que cada individuo en el grupo desempeñe adecuadamente sus tareas.

Valor

Probablemente el atributo más importante que queremos de un líder es la valentía, para actuar en beneficio del grupo y con el mínimo requerido para su propio bienestar e interés. Tomando los extremos, esta valentía puede guiar a un martirio. Dado que sabemos que la valentía es crítica para el éxito de las habilidades del líder a menudo estamos incómodos con ambos, por un lado estamos preocupados por convocar a nuestro propio valor y por otro a que tenemos miedo de que podamos ser víctimas de algún daño colateral donde el líder podría fallar.

¿Por que la Personas Dudan de Convertirse en Líderes?

A la mayoría de nosotros nos asignarían a una posición de poder, más que buscar activamente esa posición y esto es generalmente debido a que estamos asustados de enfrentar nuestras virtudes. Por un lado esta tendencia puede ser vista como modestia, por otro, es una forma de cobardía.

Tener la valentía de enfrentar los talentos y el poder puede ayudar a elevar el papel de líder, pero esto no es típicamente una fuerza impulsora. Frecuentemente la valentía es encendida cuando la convicción o enojo sobre alguna situación se vuelve tan fuerte, que está dispuesto a correr el riesgo de fallar y perder el apoyo de la gente de la que depende lograr el éxito. Irónicamente, cuando la gente detecta este nivel de resolución, están más dispuestos a seguirlo.

Ver artículo original en ALTAG

Anabella Laya

@henkaconsulting

Gerente de Mercadeo, Consultora en Gestión de Cambio, Comunicadora Social

Ver todas las entradas de Anabella Laya