leaves2

Las 7 C’s del Cambio: ¿Cómo abordarlo?

26 de febrero de 2016

Muévete tan rápido como puedas. Toma tanto tiempo como requieras. Pero apégate al proceso. Los ejecutivos que lo han logrado, encuentran que se convierte en una piedra angular de su resilliencia y su éxito.

 

Los investigadores del management  y empresarios en general tienen mucho que decir acerca de la mejor manera para abordar el cambio organizacional, pero cuando se refiere a cambios personales, no hay pasos exactos para el éxito y a muchos líderes se les dificulta una transición en el ámbito laboral.

A continuación, presentamos un marco de referencia para pensar acerca del cambio. Esto involucra navegar por lo las siete c’s:

  • Complejidad – considerando todos los problemas que surgen en un esfuerzo de cambio.
  • Claridad – entendiendo y priorizando esos problemas. 
  • Confianza – creyendo que el cambio puede ser realizado exitosamente.
  • Creatividad – pensando en soluciones innovadoras a los problemas que surgen.
  • Compromiso – tomando los primeros pasos para implementar el cambio.
  • Consolidación – Dejando la identidad previa para adoptar una nueva.
  • Cambio – viviendo en el cambio y sus consecuencias. 

Complejidad

Para iniciar exitosamente un esfuerzo de cambio, debes aceptar su dinámica compleja. Ten cuidado con el inventario de todos los factores pensando acerca de ellos por ti mismo, hablando con las partes afectadas y buscando consejo de terceros. 

Claridad

Debes entender claramente, organizar y priorizar todos los factores a fin de reducir la ansiedad que te generan. Mientras más claro estés en lo que es más importante para ti, te sentirás menos ansioso y será más sencillo encontrar aún mayor claridad. Esta tarea requiere una reflexión profunda y en conjunto conversaciones con las fuentes externas adecuadas. Debes apoyarte en las personas de tu círculo, quienes te escucharán sin juzgarte y harán a un lado sus preferencias y te ayudarán a sopesar los pro y contras del cambio. 

Confianza

Un ejecutivo debe sentirse capaz de manejar el cambio  mientras se da cuenta que muchos retos no pueden predecirse o controlarse.

Tú quieres justo la cantidad adecuada de confianza.

Mucha confianza: te arriesgas a perder  información emergente.

Poca confianza: te paralizarás ante las dificultades inherentes a cualquier proceso de cambio.

La creencia en uno mismo está condicionada mayoritariamente por la historia de vida, pero puede facilitarse a través de pequeñas acciones, tal como conectarse con alguien que ofrezca apoyo personal, resolviendo problemas mucho menores asociados al cambio o visionando un resultado exitoso. 

Creatividad

La innovación es la clave para cualquier esfuerzo de cambio. Al confrontarse con problemas – tarde o temprano, pequeño o grande, esperado o inesperado – debes encontrar soluciones realistas pero creativas, adaptando estrategias usadas en el pasado y desarrollando nuevas. De nuevo, busca personas confiables de tu entorno y busca nuevos contactos con experiencia relevante para probar tus ideas y ayudarte a generar soluciones. 

Compromiso

Una vez que estas listo para comprometerte a un curso de acción bueno y realista e implementarlo con lo mejor de tu habilidad, necesitas cerrar otras opciones incluyendo el escape – y seguir adelante. Este es en ocaciones el paso más duro, pero no puede haber cambio sin este. Los ejecutivos dicen que pensar acerca de su decisión no como la incorrecta, sino como un diferente camino es lo adecuado.

Ya no estás sopesando los pros y contras de la decisión o pensando que ocurrirá; estás trabajando para hacerla exitosa. 

Consolidación

Esta fase involucra dejar ir la situación previa para que nuevas posibilidades puedan surgir. Algunos aspectos de tu vieja identidad deben ser puestos a un lado y abandonados para que te puedas adaptar. 

Algunos individuos pasan por esta etapa enfocándose no en lo que han perdido, sino en lo que han ganado. Ellos ven el cambio como un desarrollo de algo que los acerca a sí mismos o a posibilidades que ahora pueden alcanzar. Sorprendentemente, las anclas en tu antigua vida -incluso menores como las comidas familiares- pueden ayudar a proveer una base estable de experimentación con tu nueva identidad. 

Cambio 

El paso final es vivir en el cambio, saboreando los resultados positivos mientras se lidia con algunas de las consecuencias o retos que surgen. Este no es un estado estático, por supuesto. Debes estar buscando nuevas oportunidades que te guíen al nuevo esfuerzo de cambio. 

El cambio es díficil, pero para los líderes que quieren triunfar en los negocios de hoy en día, es inevitable.

Las sietes C’s son una forma de pensar en transiciones potenciales y efectivamente ejecutarlas con nuevas maneras de acción.

Pueden ser usadas para comunicar tu historia de cambio a otros y para aprender de la experiencia.

El tiempo que toma navegar el proceso varía dramáticamente según las circunstancias individuales.

Algunas personas persisten en un solo escenario, sin ser capaces de completar las tareas requeridas para avanzar. Algunos toman tiempo extra para reflexiones personales. Algunos se mueven muy rápido en cada una de las etapas y deben regresar a confrontar temas sin resolver.

Para aquellos que se preguntan cómo progresar por las siete C’s, el mejor (y de alguna manera insatisfactorio) el consejo es:

Muévete tan rápido como puedas. Toma tanto tiempo como requieras. Pero apégate al proceso. Los ejecutivos que lo han logrado, encuentran que se convierte en una piedra angular de su resilliencia y su éxito. 

Haz clic aquí para ver artículo original de Linda Brimm en Harvard Business Review