cambiar es desaprender

Cambiar es desaprender y aprender continuamente

6 de agosto de 2017

Tal vez no somos consientes de ello, pero constantemente estamos aprendiendo, desaprendiendo y re-aprendiendo. A continuación algunas reflexiones de la mano de Raquel Zambrano, CEO de HENKA.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de asistir a la conferencia que dictó Raquel Zambrano, CEO de HENKA en el Learning Forum mensual de ALIAT (Asociación Latinoaméricana para la Innovación en el Aprendizaje y desarrollo de Talento) en Ciudad de Panamá.

Bajo el nombre “Cambiar es aprender y desaprender continuamente” inició la charla, en la que Raquel nos paseó por una serie de reflexiones acerca del impacto de los cambios en nosotros como individuos, nuestro entorno y especialmente en cómo estos inciden sobre el proceso educativo en las organizaciones. Cabe la pena preguntarse:

  • ¿Qué es desaprender para luego aprender?
  • ¿Cuál es el rol de la capacitación?
  • ¿Cuáles son las competencias clave que debemos desarrollar en un mundo tan dinámico como en el que vivimos?

A continuación, comparto con ustedes un breve resumen de los puntos clave de esta conferencia:

1. Aprender y desaprender: un proceso inmerso en nuestra vida

Tal vez no somos consientes de ello, pero constantemente estamos aprendiendo, desaprendiendo y re-aprendiendo. ¿Cómo sucede esto? Por ejemplo, compramos un smartphone, conocemos sus funciones y aprendemos a usarlo; lo tenemos por un tiempo, que puede variar de uno a tres años, incluso más; hasta que decidimos cambiar a otro teléfono. Aquí empieza, ese proceso al que llamamos “desaprender”, desaprender el cómo usaba mi smartphone anterior y re-aprender ahora el manejo del nuevo teléfono.

2. Los cambios implican dos autopistas: la del día a día y la del cambio

Todo cambio necesitará que la gente aprenda nuevas competencias para afrontarlo exitosamente, y por supuesto disminuir la ansiedad y estrés asociados. Cuando nos embarcamos en un proceso de cambio, digamos por ejemplo, la instauración de nuevos valores corporativos, debemos entender que el “Proyecto de Valores Corporativos” es una autopista distinta a la que vive la organización en su cotidianidad y que incluso van a velocidades distintas. Más importante aún, debemos entender que si bien son dos autopistas distintas, son paralelas y deben estar en constante retroalimentación.

3. El objetivo: contar con el talento que la organización requiere a la velocidad esperada  

En la actualidad vivimos bombardeados de innovaciones, especialmente tecnológicas. Es increíble como constantemente surgen nuevas tendencias en este ámbito y sobretodo la velocidad con las que ocurren. Unos días hablamos del auto autónomo y al año siguiente del carro volador; hablamos de desbloquear nuestros teléfonos con la huella dactilar y ahora con reconocimiento de iris; hablamos de un mundo que ahora está en la nube; de un mundo que demanda respuestas rápidas para estar a la par de la competencia.

La cuarta revolución industria ya llegó

Se estima que la digitalización y la impresión 3D acarrearán la supresión de hasta 7.1 millones de empleos en 5 años (Davos, 2016). Este panorama se vuelve aún más complejo cuando entendemos que paralelamente a estas innovaciones están ocurriendo cambios socioeconómicos, geopolíticos y demográficos en todo el mundo.

4. La capacitación: clave en todo proceso de cambio  

¿Te has preguntado qué estudiará tu hijo o nieto en la universidad? Se estima que para el 2020 más de un tercio de las capacidades básicas de la mayoría de los empleos serán distintas a las que hoy consideramos cruciales (Davos, 2016). Las innovaciones y cambios tecnológicos de las que hablamos anteriormente están cambiando no solamente cómo nos relacionamos, comunicamos o movemos, sino también el cómo y en qué trabajamos. Sin duda alguna todas las industrias están sufriendo cambios que impactan el modelo de negocios y a menudo, esto se traduce en un impacto en las competencias que requerimos para lograr personas y organizaciones exitosas.

Reflexiones finales

Definitivamente el cambio empieza en nosotros, es por esto que debemos cultivar a nivel personal ciertos valores y pensamientos, que nos permitirán avanzar con éxito: 

  • Aprender y desaprender es dejar de hacer lo mismo de la misma manera. Es descubrir que sí existen otros caminos.
  • Cambiar es abrir nuestra mente, es adaptarse, es desaprender y volver a aprender.
  • Cambiar es cultivar la cultura del esfuerzo, es salir de la zona de confort.

Agradezco a Raquel Zambrano por esta excelente conferencia y sobretodo por el aprendizaje que nos deja y por supuesto a los organizadores de ALIAT, quienes dieron este espacio a HENKA para compartir con excelentes profesionales.