iceberg

5 pasos para acabar con las creencias auto-limitantes 

21 de abril de 2016

“Creencias de iceberg” – auto-limitantes que se encuentran bajo la superficie de nuestras dudas pueden ser un gran obstáculo para nuestro éxito. Te explicamos cómo superarlas.

Las “creencias de iceberg” o mejor conocidadas como auto-limitantes, son las que se encuentran bajo la superficie de nuestras dudas y pueden ser un gran obstáculo para nuestro éxito.

A continuación te explicamos cómo superarlas:

A veces lo que más te detiene de obtener el éxito es algo de lo que ni siquiera pudieras estar consiente.

Andrew Shatté,  jefe de una plataforma digital de coaching y resiliencia, afirma que las creencias iceberg son esquemas mentales auto-limitantes que tenemos bajo la superficie de nuestra conciencia y que pueden ser devastadoras para nuestra confianza y niveles de logro.

Para reconocer estas creencias y acabar con ellas, prueba con estos 5 pasos:

Chequea tu lenguaje

Un gran aviso de emergencia de que tienes un iceberg es cuando dices cosas como “eso es imposible” o “yo tengo que”.

Cuando sientes miedo o resistencia, esto puede ser una señal de que tienes una creencia subyacente que está desencadenando esas reacciones.

Busca barreras

¿En qué momento te sientes estancado en tu vida? ¿Cuándo sobre reacionas emocionalmente?

Explorar áreas en las que sientes insatisfacción y ver por qué no quieres hacer cambios puede ser una buena manera de identificar creencias auto-limitantes.

Los icebergs podemos encasillarlos en tres categorías:

1. Logro. Aquí es donde crees que debes tener todo bien y actuar perfectamente, o que tienes que hacer todo por ti mismo. Ninguna de estas creencias son posibles de alcanzar.

2. Social. Creencias que constantemente son acerca de hacer a los demás felices o de llevar a cabo ciertos roles para otros. Puedes sentir que debes socavar tus propias necesidades en orden de hacer a otros felices.

3. Control. Aquí, las típicas creencias son intentar alcanzar niveles imposibles de control en tu vida y creer que la vida será mejor cuando los alcances. Gastas energía intentando alcanzar lo imposible.

 Suspende la incredulidad 

Tus icebergs se han formado desde que eras un niño, por lo que pueden estar bien formados y son difíciles de eliminar. Sin embargo, una vez que los encuentras, necesitas darles un descanso, incluso por periodos cortos, eliminando esa incredulidad de que no puedes ir más allá.

Si eso suena imposible, necesitas pensar de nuevo: hazlo cuando te pierdas en una película o en otra experiencia que sepas que no es real. Una vez que has silenciado la creencia, pregúntate a ti mismo cómo puedes hacer lo que quieres hacer, pero que crees que no puedes.

Traza un objetivo ambicioso 

Una vez que has empezado a planear a dónde quieres ir, el siguiente paso es trazar un objetivo ambicioso en cuanto a qué deseas alcanzar.

Escoge una meta que te apunte en la dirección de tu objetivo, pero asegúrate que esté ligeramente fuera de tu zona de confort. Puede que no lo alcances al principio pero mientras más trabajes hacia ello, mayor confianza construirás – y la confianza es el enemigo de las creencias auto-limitantes.

Acostúmbrate a tener el autopiloto apagado 

Andar por ahí con creencias auto-limitantes es como estar en auto-piloto, dejando a otros que te fuercen a cómo debes maniobrar en el mundo. Cuando empieces a eliminar esas creencias, puede ser muy liberador.

Haz clic aquí para ver el artículo original por Gwen Moran en Fast Company